Actualidad

El mes de volver a volver

El mes de volver

Septiembre es el mes de volver. De volver a retomar hábitos y rutinas. De ponerse el reloj en la muñeca otra vez. De tener una hora de entrada y —ojalá— una de salida. De tomar café con los compañeros de trabajo. De ordenar emails. De seleccionar emails. De borrar emails. De volver a escuchar aquello de «lo quiero para ayer». De los infumables e interminables deberes de matemáticas de los niños. De fingir estar un poco pachucho —«no me encuentro muy católico»— para no hacerlos. De matricularse en inglés.

De volver a intentarlo con el deporte. De apuntarse al gimnasio. De arreglar la bici. De equiparse hasta arriba en Decathlon. De animar a tu equipo. De sufrir con tu equipo. De volver a perder con tu equipo. De los reencuentros. De volver a quedar. De las cenas de los jueves. De volver al bar de siempre. De volver a pedir lo de siempre. Por cierto, el sector de la hostelería nos necesita y nos necesita de verdad. Fundido a negro. De volver a pedir el café con sacarina. De comprar revistas de interiorismo y decoración. De los sábados por la mañana escuchando discos de David Bowie.

De volver a reconciliarse consigo mismo. De quererse y de cuidarse. De los propósitos y hábitos saludables. De evitar la merienda y cenar ligero. De verduras a la plancha y sandwiches de pavo. De infusiones de manzanilla y té verde. De tomar decisiones. De comprarse ese colchón para, por fin, descansar bien de una vez por todas. De «un capítulo y a dormir». De dormir ocho horas. De dormir del tirón.

Septiembre es esa segunda oportunidad que, como cada año, te da la vida. Septiembre es el mes de volver a volver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *