Consejos

Almohadas de látex: Todo lo que debes saber.

Antiguamente no existían la amplia variedad de almohadas de las que dispone el mercado actualmente. Como mucho encontrábamos almohadas de fibra o lana, no obstante, la industria del descanso avanza a pasos agigantados y de un año para otro puede lanzarse un nuevo material o componente que cambia por completo la forma de entender el descanso.

Uno de los elementos claves a la hora de dormir es la almohada. La almohada es un componente crucial para asegurarnos un buen descanso y son varios los criterios a tener en cuenta a la hora de evaluarla, como por ejemplo, los tejidos, el material, altura, etc. En este post pondremos especial atención a las almohadas de látex.

 

¿QUÉ ES EL LÁTEX?

El látex es un polímero natural que se extrae del árbol, aunque no todas las almohadas de látex usan látex 100% natural por su elevado precio, densidad y peso. Por ello, lo más común es que tengan un porcentaje de látex sintético combinado con el natural. Este tipo de material ofrece una alta resistencia, flexibilidad y un rebote característico, por eso además de almohadas de látex se pueden encontrar también otras aplicaciones dentro del mundo del descanso, como por ejemplo colchones.

 

ALMOHADAS DE LÁTEX

Una de las almohadas que cuentan con mayor aprobación del consumidor son las almohadas de látex. Uno de los motivos es por la alta resistencia de su composición, las almohadas de látex mantienen su forma por más tiempo y apenas sufren deformación con el uso y el paso del tiempo.

 

TEMPERATURA E HIGIENE DE LAS ALMOHADAS DE LÁTEX

Las almohadas de látex mantienen un nivel de frescor más elevado que su principal competidor: las almohadas de visco, las cuales se adaptan al contorno de la cabeza y cuello, dando una sensación de calor característica. Las almohadas de látex, además, permiten que su estructura se perfore para que el aire circule en su estructura mejor que en almohadas de otros materiales. Otra de sus propiedades es que el látex no permite que se acumulen ácaros del polvo, por lo que es un material hipo alergénico e higiénico.

 

ATENCIÓN A LA ALTURA

Otra particularidad de las almohadas de látex es que no se pueden deformar, lo que significa que tampoco podemos darle unos toques para acomodarla a nuestro gusto como sucede con las almohadas de fibra tradicional. Por ello es sumamente importante elegir la altura adecuada a la hora de comprar una almohada de látex. Si damos con la medida adecuada, las almohadas de látex ofrecen una acogida suave y un soporte firme a la vez, diferenciándose de la sensación de ‘atrapamiento’ que pueden dar las almohadas de visco. Un truco para elegir siempre la altura adecuada en las almohadas de látex es apoyar el hombro en la pared y medir la distancia que queda entre nuestra cabeza y pared, ese es el hueco que la almohada debe cubrir.

 

LA POSTURA AL DORMIR

Dependiendo de nuestra postura al dormir, independientemente de que seamos un durmiente inquieto, influye a la hora de elegir. Así pues, conviene aclarar que las almohadas de látex no suelen ser recomendables para aquellos que duermen boca abajo, no obstante, es una elección ideal para aquellos que duerman boca arriba o de lado.

 

ALGUNOS INCONVENIENTES

Olor característico: Algunos usuarios son sensibles al olor que desprenden las almohadas de látex. Independientemente de que su composición sea 100% natural o no, el olor no es tóxico, pero puede llegar a ser molesto para algunas personas.

No es moldeable: Como mencionábamos con anterioridad no podemos moldear la almohada de látex a nuestro gusto al tratarse de un material de alta resilencia que mantiene su forma original.

Precio: Aquellos bolsillos sensibles notarán que las almohadas de látex tienen un precio bastante más elevado que cualquiera de las almohadas fabricadas con otros materiales. Esto se debe al alto coste del látex en sí mismo.

En el catálogo Pillow Master podrás encontrar la almohada Carmen de Látex, protegida con doble funda para dar una mayor higiene y una altura de 14 cm. Un apoyo firme con una acogida muy suave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *