La falta de sueño y no dormir bien condiciona nuestra dieta

Home / Blog Ecus / La falta de sueño y no dormir bien condiciona nuestra dieta

Según un reciente estudio llevado a cabo por la escuela de medicina de la Universidad de Pennsylvania existe relación entre la falta de sueño y el deseo de consumir alimentos con un alto contenido graso.

comida grasa

El profesor Rao, al frente de la investigación publicada en ‘Scientific Reports’ desvela algunas de las claves de esta investigación que podría influir en la teoría que relaciona la falta de sueño y no dormir bien con una dieta pobre y poco equilibrada.

Esta relación se explica ya que el estudio revela que no dormir bien por la falta de sueño, aunque sea de una sola noche, afecta a los procesos cerebrales relacionados con la toma de decisiones. Estos procesos de toma de decisiones se producen en una zona del cerebro conocida por los investigadores como ‘zona de prominencia’,  localizada en la parte frontal del cerebro y estrechamente ligada a las emociones y la estrategia. Durante el estudio, el análisis de las funciones cerebrales en el escáner mostraba alteraciones en la ‘zona de prominencia’ tras la falta de sueño,  esto permitió  al equipo de investigación comprobar más tarde, las elecciones y consumo de alimentos por los sujetos que formaban parte del experimento comparando a los dos grupos.

La muestra representativa del estudio estaba compuesta por 46 adultos sanos, sin ningún problema o trastorno del sueño, todos ellos no fumadores que se prestaron a pasar cuatro noches en el laboratorio como parte del experimento. Durante la primera noche todos los individuos gozaron de una noche placentera durmiendo entre 6’5 y 8’30 horas con la correspondiente monitorización de su actividad cerebral.

En la segunda noche, de manera aleatoria se separó a la mitad de los individuos para mantenerlos despiertos toda la noche y observar las diferencias que manifestaba su actividad cerebral con respecto al resto de la muestra de individuos. Al día siguiente en un ambiente relajado en el que podían tener un tiempo de ocio, se les ofreció a cada uno de los sujetos un menú en el que podían elegir entre cierta variedad de alimentos. Obviamente todos los pedidos de cada uno de los individuos fueron registrados.

Finalmente, los investigadores aseguran que los individuos pertenecientes al grupo que pasó por la privación de sueño ingerían una cantidad de calorías notablemente superior a la del resto de individuos que durmieron en condiciones normales, unido a esto, todos los que trasnocharon registraron a su vez una mayor actividad en la ‘zona de prominencia’.

En definitiva, se abre un camino importante en el estudio de la relación existente entre los procesos cerebrales, los patrones del sueño y los hábitos alimenticios.  Bien es cierto que el estudio se basa en una única noche de falta de sueño, no obstante el problema a nivel social no es tanto la falta de una noche completa de sueño como una constante carencia de horas de sueño, pero sí puede abrir una línea de investigación interesante para ayudar a personas que padecen trastornos del sueño y a su vez han adoptado un cambio sustancial en su dieta.

De modo que estudios como este remarcan la importancia de la salud como un concepto global y complejo, son muchos los parámetros que día a día muestran una clara interrelación entre los procesos naturales que guían la evolución y el estado de nuestro organismo.  Evitar la falta de sueño y dormir bien ayuda a mantenernos en forma.

Recommended Posts
¿Te ha gustado este artículo?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra newsletter
¿Quieres estar al tanto de nuestras novedades?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra Newsletter
* = campo obligatorio