Colchones viscoelásticos: características

Home / Blog Ecus / Colchones viscoelásticos: características

Los colchones de viscoeástica o colchones viscoelásticos se incorporan al mundo del descanso en la década de los años 90. Con sus particulares características incorporan nuevos niveles de descanso y bienestar.

Colchones viscoelásticos

Pocas cosas hacen sentir tan bien como despertarse tras un sueño reparador y placentero. Es la mejor manera de empezar el día y afrontar los retos que se plantean en la vida cotidiana, porque dormir bien está ligado a la salud y el bienestar.

Obviamente, la elección del colchón ideal en relación a la fisionomía y los gustos personales es clave a la hora de conseguir un sueño de calidad. Analizaremos en esta entrada los colchones viscoelásticos, sus orígenes, aplicaciones y características para así poder afrontar con seguridad el reto que supone cambiar de colchón cuando llega el momento.

¿Cuál es el origen de la viscoelástica?

La viscoelástica es un material sintético que nace de la necesidad de minimizar el impacto cervical en el despegue en vuelos espaciales. Así es, la Nasa fue el organismo que a mediados de la década de los 60 desarrolló este material con tal fin. Más tarde, a lo largo de la década de los años 90 se diversificó el uso de la viscoelástica siendo aplicada a diferentes productos relacionados con el uso cotidiano, como por ejemplo los colchones.

Características de la viscoelástica.

La viscoelástica se caracteriza por su alto grado de adaptabilidad. Tiene la capacidad de amoldarse al cuerpo cuando se realiza presión sobre ella, aportando una sensación envolvente. Al repartir los puntos de presión del cuerpo también aporta cierta sensación de ingravidez. Una vez liberada la presión vuelve a recuperar su estado y forma original.

La densidad

La viscoelástica puede tener diferentes densidades, la cual se mide en Kg/ m³. El consumidor tiende a pensar que a mayor densidad, mayor firmeza, pero son dos variables que no están directamente relacionadas. La densidad de los colchones de viscoelástica está ligada a la calidad del producto y durabilidad de los materiales, es decir, una densidad alta mejorará el rendimiento y alargará la vida del producto por más tiempo que una densidad menor. La densidad estándar recomendada está en torno a los 55 Kg/ m³. Por otra parte podremos elegir entre diferentes grados de suavidad independientemente de la densidad.

La elección del núcleo

Otro de los mitos a derribar es que no existe el colchón de viscoelástica que esté compuesto de este material en su totalidad, siempre es necesario un soporte para este material. Por norma los colchones de viscoelástica son colchones mixtos, es decir, se componen de un núcleo o carcasa que puede ser de diferentes composiciones y luego se añaden capas de confort de viscoelástica. Dependiendo de las necesidades elegiremos un núcleo u otro.

 Muelle Bonell: El muelle bicónico bonell ofrece firmeza pero quizá sea el menos recomendado para dormir en pareja, debido a que los muelles no actúan de manera independiente, el movimiento en un lado de la cama afecta al otro. En su favor diremos que es la estructura más transpirable.

Muelle Ensacado Multispring: Son muelles recubiertos por una cápsula de tejido y están unidos entre sí por un adhesivo muy resistente. Esto permite que los movimientos en un lado del colchón no afecten al otro y actúen formando dos lechos independientes dentro del colchón cuando se duerme en pareja. Aporta firmeza y adaptabilidad en todo en uno.

colchones viscoelasticos

Espuma HR: La espuma HR (High Resilience) está compuesta de un poliuretano de última generación que favorece la adaptabilidad, por lo general son colchones suaves aunque existen bloques de espuma muy estables. Su estructura de célula abierta favorece la transpiración, a pesar de no ser uno de los puntos fuertes de este material.

colchones viscoelasticos colchones de viscoleastica

Látex: Es un material natural que se extrae de la resina de un árbol tropical, destaca por su gran adaptabilidad y capacidad de amoldarse al cuerpo por lo que reduce la necesidad de cambio de postura, no obstante, la sensación del látex es muy particular, hay quien prefiere una mayor libertad de movimientos. La diferencia con los colchones viscoelasticos es que el látex tiene una composición natural y la viscoelástica es un material totalmente sintético. También es característico del látex su gran peso, unido a su flexibilidad hace difícil su volteo.colchones viscoelasticos

Pros y contras de los colchones viscoleásticos

Pros: Los defensores de este tipo de material aseguran que produce una sensación placentera en cuanto a adaptabilidad. La reducción de la presión ayuda a conciliar el sueño de manera más rápida, favoreciendo también un sueño profundo y menos interrupciones del sueño al reducir la necesidad de cambio de postura.

Contras: Al ser un material muy adaptable no facilita la libertad de movimientos que muchos usuarios necesitan. Además absorbe el calor corporal, por lo que pude producir una sensación incómoda a las personas más calurosas.

Esperamos que estas nociones básicas en torno a los colchones viscoelásticos hayan sido de utilidad. No obstante, le animamos a probar en tienda antes de decidirse por una u otra opción. Cada persona ha de elegir en base a gustos y características físicas, ya que no existe una verdad universal a la hora de elegir un colchón.

Recommended Posts
¿Te ha gustado este artículo?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra newsletter
¿Quieres estar al tanto de nuestras novedades?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra Newsletter
* = campo obligatorio