Colchones de buena calidad: Reduce tu estrés

Home / Blog Ecus / Colchones de buena calidad: Reduce tu estrés

Hoy en día estamos cada vez mejor informados acerca de la importancia del descanso, por ello, contamos con innumerables consejos para alcanzar un sueño placentero de manera más rápida y eficaz. Somos conscientes también de la repercusión de los trastornos del sueño en la salud física y mental. Términos como REM, higiene del sueño, insomnio, nos son cada vez más familiares. Pero, ¿sabemos cómo nos afecta el cambio de colchón? Es una decisión importante y muy personal, especialmente si consideramos que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo y que además los colchones de buena calidad puede llegar a durar hasta diez años. Analizaremos de qué manera nos afecta el cambio, como elegir y saber interpretar las señales que nos invitan a cambiar nuestro viejo colchón y elegir entre colchones de buena calidad.

Kerena 03

Los colchones de buena calidad pueden reducir el estrés

Puede sonar completamente atípico, y si bien es cierto que la elección de colchones de buena calidad no va a hacer desaparecer todos problemas, es posible que la mejora de la calidad del sueño reduzca notablemente la ansiedad. Más allá de suposiciones, un estudio llevado a cabo en 2009 por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos llevó a cabo un experimento al respecto. Con una muestra de 29 hombres y 30 mujeres sanas, se hizo una comparación entre los sujetos que durmieron en su propia cama y otros que lo hicieron en colchones de buena calidad durante 28 noches. Tras esto, se lanzó una misma batería de preguntas a ambos grupos relacionadas con sus niveles de estrés, preocupaciones, migrañas, apatía etc. El resultado del estudio demostró que aquellos sujetos que habían dormido durante el experimento en colchones de buena calidad habían reducido molestias ligadas a un sueño de baja calidad, reduciendo también síntomas de decaimiento y estrés.

fluence overview

¿Cada cuánto cambiar?

Según las asociaciones de fabricantes, diez años es el periodo indicado para renovar tu equipo. El hecho de que sean asociaciones de fabricantes nacionales e internacionales crea cierta desconfianza en el consumidor. Nada más lejos de la realidad, incluso los expertos recomiendan revisar el estado del colchón periódicamente en caso de que se noten indicadores de desgaste previo a los diez años recomendados. Dependiendo del uso y la calidad del colchón, llegará en mejores o peores condiciones a los últimos años. Siendo el colchón el soporte de nuestro descanso no debemos descuidar el estado del mismo de la misma manera que un corredor de fondo no cambia de zapatillas hasta que se han desgastado por completo. La necesidad de cambiar surge en cuanto no se tiene el soporte adecuado, a partir de los diez años, puede tener por seguro que el desgaste de los materiales no puede ofrecer las mismas garantías de descanso que el primer día.

¿Por qué no es igual en la tienda que en casa?

Llegado el momento de elegir un colchón de buena calidad, queremos probar todo. Al visitar la tienda deberemos llevar ropa cómoda y tomarnos el tiempo que sea necesario para poder tomar la decisión correcta. Aún en estas circunstancias, son muchos los que tras probar el colchón en la tienda no sienten la misma sensación al tenerlo en casa. Lo que desencadena quejas y disconformidad. Pero, ¿a qué se debe esta situación? Hay dos motivos fundamentales. En primer lugar, el soporte. La sensación de confort del colchón puede variar considerablemente dependiendo del tipo de base sobre la que descansa el colchón. Los colchones de buena calidad, han de descansar sobre bases fiables y en buen estado para mantener sus propiedades. Al margen de esto, un canapé fijo siempre aportará mucha más firmeza que un somier de lamas flexibles y un canapé de muelles proporcionará una sensación de flotabilidad completamente distinta. Por otra parte, otro factor definitivo es que cuando vamos a la tienda a comprar, lo hacemos en un horario en el que estamos completamente despiertos. La relajación de los músculos y el estado mental no tienen nada que ver cuando estamos de compras y cuando nos vamos a la cama a dormir, la percepción del confort es distinta. Esto puede jugar una mala pasada a la hora de tomar una decisión acertada, de modo que debemos tenerlo en cuenta a la hora de elegir un colchón de buena calidad.

balance overview

¿Qué tipo de colchón elegir?

Montones de posibilidades para infinitas formas de descanso. Nos decantaremos siempre por colchones de buena calidad que se adapten a nuestro presupuesto, pero ¿qué tipo de núcleo?, ¿cómo afectan los tejidos?, ¿Son mejores los muelles? Cuando hablamos de sensaciones de descanso nos movemos en un terreno completamente subjetivo. Lo que es firme para uno puede ser demasiado suave para otro, si además lo que vamos a elegir es un colchón para parejas es el más difícil todavía. No existe un sistema mejor que otro, no obstante, debemos encontrar un equilibrio entre la firmeza deseada, un grado aceptable de transpirabilidad y tejidos frescos y certificados.  En cuanto a los núcleos, también existen diferentes opciones:

muelle bonell

Núcleos transpirables: Muelle Bonnell y muelle ensacado.

Núcleos adaptables: Espuma HR y muelle ensacado.

Núcleos firmes: Muelle Bonnell.

Cualquiera de estos núcleos puede incorporar una capa de confort de viscoelástica. Atención, no existen colchones que estén compuestos en su totalidad de material viscoelástico, de modo que cuidado con las respuestas a la clásica pregunta ¿es un colchón viscoelástico? Sí, pero con matices, la mayoría de colchones viscoelásticos son híbridos, ya que necesitan un soporte consistente, ya sea de muelles o espuma HR.

Esperamos que esta información le sea útil a la hora de elegir el colchón adecuado. ¡Buenas noches!

Recommended Posts
¿Te ha gustado este artículo?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra newsletter
¿Quieres estar al tanto de nuestras novedades?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra Newsletter
* = campo obligatorio