calidad del sueño y productividad

Home / Blog Ecus / calidad del sueño y productividad

Somos conscientes de las responsabilidades y la presión a la que están sometidos los autónomos y pequeños empresarios, facturas, tasas, impagos, pequeñas averías e improvistos… todos estos aspectos hacen que sea un clásico esa imagen del empresario a altas horas de la noche intentando solucionar problemas, robando horas al sueño porque le faltan horas al día para sus gestiones.  Hay que tener claro que cuando le robamos horas al sueño, nos las estamos robando a nosotros mismos, y esto trae graves consecuencias. Empieza a tomar las riendas del sueño para aumentar la productividad del día a día y estar fresco a la hora de tomar decisiones. Si tienes dificultades para dormir aquí van unos consejos para mejorar la calidad del sueño.

trabajo y calidad sueño

Ejercicio sí, pero ¿cuándo?

El ejercicio es uno de los aspectos más señalados por los especialistas para mejorar la calidad del sueño. Mantener el cuerpo activo te hará reducir la fatiga y el estrés ayudando a estar más fresco y lleno de energía para afrontar cualquier problema. Si vas a empezar de cero y hace mucho que no haces ejercicio, no caigas en el error de exprimirte al máximo y proponte ir aumentando la intensidad poco a poco, algo tan simple como un paseo puede ser suficiente para empezar si llevas mucho tiempo de vida sedentaria. Evita hacer el ejercicio cuando la hora de irse a la cama está próxima ya que los niveles de adrenalina aumentan y pueden afectar a la calidad del sueño, te llevará más tiempo caer dormido, lo cual es totalmente contraproducente. Tienes todo el resto del día para organizarte, temprano por la mañana, media tarde o al final de la jornada (si no se alarga mucho).

La dieta

La cantidad y la calidad de la comida que ingerimos influyen más de lo que creemos en la calidad del sueño. Obviamente, se desaconsejan alimentos difíciles de digerir en la cena así como comidas copiosas antes de ir a la cama. Más allá de eso, es interesante incorporar a nuestra dieta ciertos alimentos que nos darán energía durante el día y nos ayudarán a dormir por la noche llegado el momento.  Aminoácidos como el triptófano pueden ayudarte a generar más melatonina de manera natural, la sustancia conocida como “la hormona del sueño”. Además de estas propiedades, el triptófano favorece  la relajación. Algunos de los alimentos que contienen altos niveles de esta sustancia pueden sernos muy familiares:  Pavo, cereales integrales, plátano, piña, alcachofa, frutos secos… Incorpóralos a tu dieta diaria para mejorar la calidad del sueño.

Los hoteles te ponen las pilas

Cada vez son más los hoteles que priorizan el descanso de sus huéspedes y la calidad del sueño, para ello incorporan los accesorios de monitorización del sueño y asesores profesionales. Especialmente cuando se trata de una estancia por un viaje de negocios, un sueño profundo y placentero nos hará estar al cien por cien para comunicar y mantener el tipo en las reuniones, tras un largo viaje el cansancio aumenta y la necesidad de sueño es aún mayor. Por ello las instalaciones hoteleras de prestigio invierten y renuevan sus equipos de descanso con regularidad, llegando incluso a ofrecer asistencias y consultas con especialistas. Los profesionales ya saben de la importancia de la calidad del sueño para el rendimiento profesional, ¿y tú?

Evita la copita nocturna

El alcohol produce somnolencia, sí. No obstante, no debemos confundir la somnolencia producida por la ingesta de bebidas alcohólicas con un sueño de calidad. A la mañana siguiente notaremos los efectos del alcohol y la deshidratación éste que produce. Una bebida caliente sin estimulantes es la mejor opción si de verdad quieres dormir a gusto.

Cuando se cierra, hasta otro día

Es cierto que suena muy fácil pero es muy difícil llevarlo a la práctica, pero hay que intentarlo. Cuando abandonamos la oficina, debemos tener la habilidad de desconectar y no volver a preocuparnos por el trabajo hasta empezar una nueva jornada. Intenta disfrutar de la compañía de la familia o resérvate un poco de tiempo para esparcimiento personal y hobbies.  Nada de llevarse el trabajo a la cama y mucho menos el uso de ordenadores o tablets en la penumbra de la habitación, la luz azul artificial de las pantallas está totalmente desaconsejada y afecta a la calidad del sueño.

Invierte en descanso

Si te levantas por la mañana con dolores de cuello o espalda, si notas que cambias de postura con demasiada frecuencia, es posible que sea el momento de cambiar de colchón. Revisa tu equipo periódicamente si te sientes incómodo/a, bien es cierto que están hechos para durar hasta diez años, pero a partir de ahí, el desgaste de los materiales puede hacer que el descanso no sea el mismo de antes y pierdas en calidad del sueño. En cualquier caso aprovecha la oportunidad, ya que la industria del descanso evoluciona mucho entre el periodo de cambio de un colchón y otro. La inversión en un buen equipo de descanso es también una inversión en salud.

Debes tomarte en serio el descanso para hacer más en menos horas. Para ello un sueño profundo es clave para mejorar la productividad, lo dicen las encuestas.

Recent Posts
¿Te ha gustado este artículo?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra newsletter
¿Quieres estar al tanto de nuestras novedades?
Introduce tu email y suscríbete a nuestra Newsletter
* = campo obligatorio